Hábitos Infantiles

Un espacio donde encontrar información teórica y consejos prácticos sobre los hábitos diarios de los más pequeños de la casa

como se adquieren los hábitos

Como se adquieren los hábitos

La adquisición de hábitos requiere de una labor continuada en todos los ambientes cotidianos del niño, tanto en la familia como en la escuela, por tanto es necesaria una estrecha comunicación y colaboración entre ellas para llevar a cabo acciones conjuntas y coordinadas. Ambas instituciones, familia y escuela,  son esenciales en la adquisición de valores, hábitos y actitudes en el niño.

El aprendizaje de los hábitos exige constancia y coherencia.

Desde el nacimiento, el niño tiene que aprender hábitos que le van a facilitar la vida, introduciéndole en un mundo que desconoce. En la etapa de infantil, los principales hábitos son los de sueño, higiene, obediencia y comida. Hay algunos hábitos en esta etapa que el niño deberá deshabituar, como el chupete, pero que ha sido útil en su momento, y otros que no debe adquirir, como el de esperar que los demás resuelvan sus problemas.

Leyes fundamentales que es necesario que los padres cumplan a la hora de educar los hábitos 

  • Se debe respetar los  tiempos de cada niño.
  • Claridad en la entrega de los mensajes
  • Dar el ejemplo, los hijos replican las conductas de los padres.
  • Constancia.

Los malos hábitos

Por otro lado, los niños y niñas no solo aprenden buenos hábitos, sino que también aprenden otros no tan buenos.

Muchos padres no saben qué hacer para que sus hijos abandonen alguna mala costumbre como morderse las uñas, chuparse los dedos, enrollarse los pelos en el dedo, hurgarse la nariz, decir palabrotas, etc. Y muchos de ellos tienen razón en preocuparse ya que algunas costumbres que se inician en la infancia, pueden conservarse hasta la edad adulta. Además, por detrás de cada mala costumbre existe algo que pueda justificarla. Es decir que el mal hábito puede ser  una forma que el niño tenga de expresar algo que le esté molestando.

Es necesario estar atento y, siempre que sea posible, se debe cortar lo malo por la raíz. Pero sin agobios ni ansiedades, porque en este caso los resultados pueden no ser nada buenos. Con paciencia, determinación y mucho cariño, todo se soluciona para el bien de los niños.

Existen algunos motivos por los que un niño empieza a repetir una mala acción. Una de las vías para adquirir un mal hábito es la imitación. Los niños, principalmente los más pequeños, aprenden imitando. En casa, los niños imitan a sus padres y/o hermanos. En la escuela, a sus compañeros. Si el niño, no todos, convive con alguien que guiña los ojos a cada tres por cuatro, es probable que con el tiempo llegue a imitarlo e inconscientemente se inicia un hábito. Lo mismo ocurre si los padres de este niño están diciendo palabrotas todo el día.

Otra vía de adquisición de un mal hábito puede tratarse de señales que el niño emite cuando no encuentra ni tiene palabras para expresar lo que siente o lo que le preocupa. Acaban comunicándose a través de alguna mala costumbre. En niños mayores, lo mismo puede pasar si ellos no encuentran diálogo en la familia, o no son entendidos por sus padres. Acaban adquiriendo un mal hábito para llamarles la atención. Es probable que, en estos casos, el niño se desahogue en una mala acción que se convertirá, en muchos casos y con el tiempo, en un mal hábito.

« Hábitos en la infancia


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: