Hábitos Infantiles

Un espacio donde encontrar información teórica y consejos prácticos sobre los hábitos diarios de los más pequeños de la casa

para el hábito de la alimentación

CANCIÓN: A COMER

Si quieres ser muy grande y luego crecer, toma mucha fruta y yogurt también.
Si quieres tener, la fuerza de un tren, carnes y pescados tienes que comer

Y nunca olvides lo que debes hacer…
Lávate las manos antes de comer.
Come despacito y mastica bien.
Luego cuando acabes, no lo pienses más.
Cepíllate los dientes riki, riki, rá.

Si ese resfriado te quiere molestar, toma mucha fruta y así no podrá.
Si quieres saltar, correr y brincar, toma bocadillos para merendar

Y nunca olvides lo que debes hacer…
Lávate las manos antes de comer.
Come despacito y mastica bien.
Luego cuando acabes, no lo pienses más.
Cepíllate los dientes riki, riki, rá

Como llevarla a cabo:

A la hora de comer, justo antes de empezar, cantar esta canción. Se puede cantar solo una parte si no se prefiere para que no sea tan larga, por ejemplo, cantando o recitando solo el estribillo (la parte de lávate las manos antes de comer, come despacito y mastica bien,…). De esta manera ayudamos al niño a saber que llega el momento de comer y además conseguimos que llegue a este momento mediante una actividad lúdica y agradable para él, lo cual ayudara a que relacione el momento de la comida con un momento placentero.

 Objetivos:

-       Favorecer la introducción del momento de la comida en la rutina del niño/a.
-       Fomentar la relación del momento de la comida con una actividad placentera.
-       Proporcionar un ambiente agradable y positivo en el que iniciar el momento de la comida.

CUENTO: LA ENFERMEDAD DE LA MALA VIDA

Hace muchos, muchos años, todas las personas estaban fuertes y sanas. Hacían comidas muy variadas, y les encantaban la fruta, las verduras y el pescado; diariamente hacían ejercicio y disfrutaban de lo lindo saltando y jugando. La tierra era el lugar más sano que se podía imaginar, y se notaba en la vida de la gente y de los niños, que estaban llenas de alegría y buen humor.

Todo aquello enfadaba terriblemente a las brujas negras, quienes sólo pensaban en hacer el mal y fastidiar a todo el mundo.

La peor de todas las brujas, la malvada Caramala, tuvo la más terrible de las ideas: entre todas unirían sus poderes para inventar una poción que quitase las ganas de vivir tan alegremente.

Todas las brujas se juntaron en el bosque de los pantanos y colaboraron para hacer aquel maligno hechizo. Y era tan poderoso y necesitaban tanta energía para hacerlo, que cuando una de las brujas se equivocó en una sola palabra, hubo una explosión tan grande que hizo desaparecer el bosque entero.

La explosión convirtió a todas aquellas malignas brujas en seres tan pequeñitos y minúsculos como un microbio, dejándolas atrapadas en el líquido verde de un pequeño frasco de cristal que quedó perdido entre los pantanos.

Allí estuvieron encerradas durante cientos de años, hasta que un niño encontró el frasco con la poción, y creyendo que se trataba de un refresco, se la bebió entera. Las microscópicas y malvadas brujas aprovecharon la ocasión y aunque eran tan pequeñas que no podían hacer ningún daño, pronto aprendieron a cambiar los gustos del niño para perjudicarle.

En pocos días, sus pellizquitos en la lengua y la boca consiguieron que el niño ya no quisiera comer las ricas verduras, la fruta o el pescado; y que sólo sintiera ganas de comer helados, pizzas, hamburguesas y golosinas. Y los mordisquitos en todo el cuerpo consiguieron que dejara de parecerle divertidísimo correr y jugar con los amigos por el campo y sólo sintiera que todas aquellas cosas le cansaban, así que prefería quedarse en casa sentado o tumbado.

Así su vida se fue haciendo más aburrida, comenzó a sentirse enfermo, y poco después ya no tenía ilusión por nada; ¡la maligna poción había funcionado! Y lo peor de todo, las brujas aprendieron a saltar de una persona a otra, como los virus, y consiguieron que el malvado efecto de la poción se convirtiera en la más contagiosa de las enfermedades, la de la mala vida.

Tuvo que pasar algún tiempo para que el doctor Saludakis, ayudado de su microscopio, descubriera las brujitas que causaban la enfermedad.

No hubo vacuna ni jarabe que pudiera acabar con ellas, pero el buen doctor descubrió que las brujitas no soportaban la alegría y el buen humor, y que precisamente la mejor cura era esforzarse en tener una vida muy sana, alegre y feliz.

En una persona sana, las brujas aprovechaban cualquier estornudo para huir a toda velocidad.

Desde entonces, sus mejores recetas no eran pastillas ni inyecciones, sino un poquitín de esfuerzo para comer verduras, frutas y pescados, y para hacer un poco de ejercicio. Y cuantos pasaban por su consulta y le hacían caso, terminaban curándose totalmente de la enfermedad de la mala vida.

 Como llevarla a cabo:

Este cuento podemos contarlo en cualquier momento, ya que aunque no lo contemos antes de comer, podemos hacer referencia a su contenido en el momento de la comida. De esta manera estamos acercando a los más pequeños a los hábitos de una vida sana, especialmente en relación a la alimentación pero también en cuanto a la actividad física. Además, los cuentos son actividades muy placenteras para los niños y niñas y favorecen la relación afectiva entre padres y niños. Si podemos contarlo antes de la comida, además de los beneficios nombrados anteriormente, también estaremos marcando al niño el paso de una actividad a otra y mostrando la comida como una actividad calmada y placentera.

 Objetivos:

-       Fomentar unos hábitos de vida sanos en los niños/as.
-       Acercar a los niños de una manera lúdica a la comida sana.
-       Trabajar la relación afectiva entre padre e hijos.
-       Favorecer que el momento de la comida sea placentero tanto  para padres como para hijos.

RECETA: PANINI

Alimentos necesarios:

-   Pan
-   Tomate frito
-   Pechuga de pavo o jamón dulce
-   Queso mozzarella
-   Orégano
-   También podemos añadir: aceitunas, pimientos, champiñones, atún, etc. (a gusto de cada uno)

Preparación:

-   Ponemos el horno a calentar a 220º.
-   Partimos la barra de pan por la mitad como para hacer un bocadillo. Separamos las dos mitades.
-   Untamos el pan con tomate frito.
-   Ponemos encima lonchas de pechuga de pavo o de jamón dulce.
-   Cubrimos todo con queso mozzarella.
-   Podemos poner unas aceitunas o añadir los ingredientes que queramos.
-   Añadimos un poco de orégano por encima para dar un toque de color.
-   Introducimos los paninis en el horno ya precalentado y los dejamos aproximadamente 15 minutos.
-   Dejamos enfriar un par de minutos y, ¡a comer!

Como llevarla a cabo:

Esta actividad es idónea para hacer más participes a los niños pequeños en la elaboración de su propia comida. De esta manera, además de realizar una comida sana con ingredientes naturales, también están relacionando la comida con una momento de placer  y experimentación, disfrutando además de la una relación afectiva y positiva con sus padres.

 Objetivos:

-   Introducir a los niños pequeños en la elaboración de sus comidas.
-   Trabajar la comida como un momento placentero.
-   Establecer hábitos de alimentación adecuados de manera lúdica y afectiva.
-   Proporcionar un momento de relación relajada y positiva entre padres e hijos.

JUEGO: PONEMOS LA MESA

Para hacer al niño más participe del momento de la comida podemos plantearle de manera lúdica poner la mesa con nosotros. Podemos hacerlo tanto con la cubertería de verdad, y poner la mesa para la comida o jugando con  las cocinitas de plásticos de nuestros hijos. Es positivo comenzar cuando son pequeños con las de plásticos para que conozcan los elementos que hay que poner en la mesa, su lugar y su función. Así después podemos pedirle que nos ayude a poner la mesa con  la cubertería real.

Mediante esta actividad el niño forma parte de la rutina de la alimentación de una manera divertida, y así estaremos creando una atmosfera positiva para el momento de empezar la comida, que será vivida así por el niño como algo agradable.

Esta actividad se puede completar además jugando a que comemos de manera simbólica o ficticia, ya sea que coma el niño o que dé de comer a algún muñeco o a sus padres. De esta manera también está relacionando la comida con un momento de afecto y de agrado.

Como llevarla a cabo:

Esta actividad podemos llevarla a cabo en cualquier ratito de juego y realizarla con los utensilios de cocina de juguete de nuestros hijos o con los reales y también podemos utilizarla en el momento de antes de la comida y que el niño nos ayude a poner la mesa, con los cubiertos que vamos a utilizar. Esta actividad tenemos que conseguir que el niño la viva como algo positivo, no como una obligación negativa para él.

 Objetivos:

-   Relacionar el momento de la comida con un momento placentero y agradable.
-   Trabajar el hábito de la alimentación.
-   Fomentar el vínculo afectivo entre padres e hijos.
-   Adquirir hábitos en relación a la alimentación de forma lúdica.

CUENTO: EL LOBO GLOTÓN

Había una vez, un bosque en el que vivía un lobo, un lobo glotón. En ese bosque, vivían muchos animales, y siempre estaban alerta de cuando pasaba el lobo para esconderse. ¡Que viene el lobo! gritaba la ardilla desde lo alto de un árbol, y todos los demás animales corrían a esconderse en sus casas. Este lobo estaba solo, no quería jugar con nadie, porque tenía mucha hambre y solo quería comer.

Llevaba un tiempo sin comer, y el lobo estaba furioso. Se fue a la puerta de la casa de los cerditos y se propuso hacer guardia hasta que tuviesen que salir. Algunos pajarillos que volaban por allí lo vieron y fueron a contarle al cazador lo que pasaba.

- Señor cazador, señor cazador, venimos a pedirle ayuda.

- ¿Qué pasa?

- El lobo glotón está en la puerta de la casa de los cerditos y se quedará allí hasta que se los coma. No puede hacer eso, son nuestros amigos y nos gusta jugar con ellos.

- Voy para allá, dijo el cazador.

El cazador llegó hasta donde estaba el lobo.

- ¿Porque te quieres comer a los cerditos? Son tus amigos. Le dijo el cazador al lobo.

- Es que tengo mucha hambre, respondió el lobo.

- ¿Y porque no comes otra cosa?

- ¿Otra cosa? ¿Que mas puedo comer?

- Puedes comer frutas y verduras. Mira, ven.

El cazador se llevó al lobo a la parte de atrás de la casa de los cerditos, donde había un huerto precioso y un montón de árboles frutales. Le dio una pera y le dijo, pruébala.

- Mmmmm, esto está riquísimo.

- Todo esto son verduras: patatas, zanahorias, pimientos, calabacines, berenjenas…… le enseñó el cazador. Y esto de los árboles frutas: peras, manzanas, naranjas, melocotones….

Al lobo le encantó toda esa nueva clase de comida. El cazador habló con los cerditos para que le enseñaran a cultivarla y volvieron a ser amigos. El lobo dejó de ser un peligro para los demás animales del bosque y volvieron a jugar juntos. ¡Y montaron un huerto precioso entre todos!

 Como llevarla a cabo:

Este cuento podemos contarlo antes de comer o en cualquier otro ratito de juego con el niño. Si optamos por la segunda opción, siempre podemos recordar al niño su contenido antes de la comida o durante la misma.

Mediante este cuento, estamos mostrando al niño una alimentación sana de una manera lúdica y divertida, para que sea atractiva para él.

Si lo contamos antes de comer, favorecemos el paso de una actividad a otra, marcando que llega el momento de la comida.

 Objetivos:

-       Promover unos hábitos alimenticios adecuados de manera lúdica.
-       Trabajar la alimentación sana.
-       Mejorar la relación afectiva entre padre e hijos.
-       Establecer la comida como un momento agradable y placentero.

« Actividades


One response to “para el hábito de la alimentación

  1. yadys castillo dice:

    Buena estrategia la cancion para aplicar en niños de educacion inicial donde fomentamos habitos y normas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: